Índice del artículo

Ven. Tenzin Yonten describe cómo se convirtió en monje

Ven. Tenzin YontenVen. Tenzin Yonten: "Mi interés en el Budismo comenzó durante mis viajes sin rumbo a través del norte de la India y Ladakh, en 1998. Y fue sólo entonces cuando la semilla de la curiosidad decidió mostrarse.

Esta curiosidad comenzó con atesorar todo lo que podía leer sobre Budismo, y continuó creciendo a medida que encontraba personas que podían dar respuestas a las interminables preguntas que surgían de mis lecturas.

Hoy día tengo claro que durante este proceso nació en mí una admiración por las enseñanzas por el hecho de que realmente me estaban ofreciendo un compendio de instrucciones claras acerca de cómo lograr cierto control sobre toda la basura que mi mente produce, así como presentándome una manera muy práctica de ser beneficioso a los demás. Por primera vez pude ver que mi vida tenía un propósito, y un camino claro para alcanzarlo, y comprender esto, en un momento en el que sentía que había agotado todas las formas comunes de encontrar la felicidad duradera, fue precioso, más allá de lo que puede expresarse con palabras.

En aquel entonces, 1998 daba paso a 1999, y yo también tenía planeado volver a las comunidades de refugiados tibetanos en Dharamsala para enseñar inglés. Este plan pronto se consolidó cuando conocí a un estudiante de Lama Zopa Rimpoché, alguien que aún hoy día sigue siendo un gran apoyo y un amigo en mi camino. A veces, la conversación más trivial puede cambiar la vida de una persona, y en mi caso fueron las palabras de mi amigo: “Ey, ¿sabes?, REALMENTE deberías ir a echar un vistazo al Monasterio de Kopan, en Nepal”. Bueno, definitivamente tuvo mucho que ver con lo que es hoy mi vida.

Regresé a la India en 2001, con un trabajo como profesor de inglés, y una reserva para el curso de noviembre de un mes en Kopan.

El Monasterio de Kopan es la piedra de toque para muchos de los estudiantes de Lama Zopa Rimpoché, y el aliento e inspiración  de Khenrinpoche Lama Lhundrup dejaron profundas huellas en mí. Tuve que esperar hasta 2002 para conocer a Lama Zopa Rimpoché, y en ese momento, la lógica de lo que estaba escuchando me acercó más a la aspiración de ordenarme. Ahora tenía un enfoque muy claro con el que poder beneficiar y servir a los demás, así como para alcanzar una meta que en última instancia sacara a todos los seres de la insatisfacción.”

FaLang translation system by Faboba