¿Por qué deseas ordenarte?

His Holiness the Dalai Lama"Una vida pura hace referencia a la vida monástica, a la vida de un monje ordenado. Esto es, seguir el ejemplo del maestro, del mismo Buda. En su propia vida, Buda creció inicialmente como un príncipe, bañado de todos los lujos de la vida principesca, pero renunció a todo eso, cultivó el desapego y siguió la vida de un practicante ordenado. Como dice una expresión tibetana: “el ejemplo del maestro del pasado debe ser continuado por los discípulos del futuro”. Sin embargo, esto no quiere decir que para lograr la verdadera liberación o nirvana sea indispensable que todo el mundo sea célibe y se ordene. De todos modos, es sabido que la vida de ordenación es la mejor, con las circunstancias o entorno más convenientes, para progresar espiritualmente y trabajar para obtener el logro de la liberación del samsara.

El texto especifica que el propósito fundamental al ordenarse es comprometerse con la práctica del Dharma. Es decir, que la actividad principal, la tarea de un miembro ordenado, es la de comprometerse con el estudio y la práctica. Prácticas sencillas, tales como la simple meditación uni-puntual, requieren de un conocimiento básico y cierta comprensión; de lo contrario, no hay nada en lo que practicar. Así, lo que se requiere en primer lugar, es cultivar la comprensión y el aprendizaje profundo. Luego, esta comprensión debe ser implementada a través de la práctica de meditación uni-puntual. En otras palabras, la tarea de un miembro ordenado es comprometerse en todas las actividades tales como las enseñanzas, el estudio, la escritura, la composición y demás, para sostener el precioso Dharma."

Su Santidad el 14 º Dalai Lama
Extraído de las enseñanzas sobre la Oración del Virtuoso Principio, Medio y Fin; Pasadena, California, 12-14 Octubre de 1999. Transcrito por Venerable Tenzin Tsomo y corregido por Thubten Jinpa. Reimpreso en la Revista Sangha, 2002, con el título "La renuncia y la vida de ordenación".


Bhikshuni Thubten Chodron"En esta época, la era de las cinco degeneraciones, es especialmente meritorio tomar la ordenación. En estos momentos podemos observar un declive en los valores religiosos en muchos lugares del mundo, lo que hace mucho más difícil lograr mantener una mente religiosa y una práctica adecuada. Se dice que, en la actualidad, cuando los obstáculos y las tentaciones son mayores, los méritos acumulados en un solo día por una persona que simplemente da el primer paso “más allá” de la una vida ordinaria, superan con creces los méritos de una persona que mantuvo una práctica extensa e impecable en la época de Buda. Y este mérito sería aún mayor si se toma la ordenación en un país lejano, donde la oportunidad de encontrar a otro monje o monja budista fuera realmente rara. Todo esto es cierto porque en la actualidad, las influencias que atentan contra una vida religiosa adecuada y pura, son mucho más poderosas. Es como conducir en una ciudad frenética y llena de gente, rodeados de conductores imprudentes con un tráfico que nos pasa zumbando en todas direcciones, en comparación con conducir en una llanura inmensa, vacía, plana – incluso yo podría conducir en una llanura sin gente– donde nadie diría que es algo difícil. Pero en el tráfico bullicioso de la ciudad, uno tiene que ser un conductor hábil incluso para recorrer una corta distancia. Por lo tanto, creo que en estos tiempos es un gran mérito dejar de lado el involucrarse en la vida mundana y “dar un paso al frente” como una persona que toma la ordenación. Es una de las cosas más importantes y beneficiosas que podemos hacer con nuestras vidas."

"Cuando reflexionamos profundamente sobre las desventajas de la existencia cíclica, la determinación de liberarnos y alcanzar la liberación surge en nuestra mente. El método para hacerlo es practicar los Tres Adiestramientos Superiores: ética, concentración y sabiduría. Para desarrollar la sabiduría que nos libera de la existencia cíclica, debemos ser capaces de concentrarnos. De lo contrario, no podremos meditar en vacuidad de manera prolongada. Desarrollar la concentración nos obliga a subyugar las actitudes perturbadoras que se manifiestan en nuestra mente. Creamos una base sólida para lograr esto cuando apaciguamos nuestras acciones verbales y físicas burdas motivadas por estas actitudes perturbadoras. La ética -vivir de acuerdo a los preceptos- es el método para armonizar nuestras acciones físicas y verbales y así dominar estas actitudes perturbadoras burdas."

Bhikshuni Thubten Chodron


"En una vida ordinaria, debemos hacer muchas cosas por el bien de nuestra familia. Fácilmente nos encontramos en situaciones en las que debemos crear karma negativo por mentir o hacer trampa. Estamos rodeados de distracciones: los medios de comunicación, nuestra carrera y las obligaciones sociales. Las actitudes perturbadoras surgen fácilmente y es más difícil acumular un potencial positivo porque nuestras vidas están muy ocupadas con otras cosas... Como monjes, somos más libres respecto a las distracciones y dificultades. Por otro lado, también tenemos una gran responsabilidad. Decidimos ser más conscientes y no actuar siguiendo todo impulso que surge en nuestra mente. Inicialmente, esto puede parecer una falta de libertad, pero en realidad tal consciencia nos libera de nuestros malos hábitos y de las dificultades que estos crean. Elegimos voluntariamente mantener los preceptos, y por eso debemos ir más despacio, ser conscientes de nuestras acciones y elegir con sabiduría lo que debemos hacer y decir."

Bhikshuni Tenzin Kacho.
De "Los Beneficios y Motivación para la Ordenación Monástica en la Preparación para la Ordenación: reflexiones para los occidentales que piensan en la ordenación en la tradición budista tibetana", ed. Bhikshuni Thubten Chodron.

FaLang translation system by Faboba